La Universidad de Mendoza se construyó el 22 de diciembre de 1959, a través de una asamblea que le dio los primeros estatutos. Inició su actividad docente el 13 de mayo de 1960, con la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. En agosto de 1962 tomó su forma definitiva de constitución legal y el Superior Gobierno de la Nación, a través del decreto Nº 14.179, de ese mismo año, la registró como Universidad Privada, otorgándole las obligaciones y derechos que emergen de la Ley. Por su parte el Gobierno de la Provincia de Mendoza, por decreto Nº 3.043/62, la registró como Asociación Civil sin Fines de Lucro y la Secretaría de Promoción Social de la Nación le concedió el reconocimiento de Entidad de Bien Público mediante Resolución Nº 44/87.

Está integrada por cuatro Facultades: la de Ciencias Jurídicas Sociales (FCJS), la de Arquitectura y Urbanismo (FAU), la de Ingeniería (FI) y la de Ciencias de la Salud (FCS), en las que cursan, actualmente más de 3000 alumnos.

Los cinco grandes edificios, corresponden a cada Facultad, se asientan en un solar de 8500 m2 aproximadamente. Recientemente se han inaugurado el edificio Nº 6, correspondiente a la Biblioteca Central y el Nº 7 del buffet universitario.

Con asiento en la localidad de Benegas, del departamento de Godoy Cruz, se ubica el Campus Benegas, donde se encuentra el Instituto para el estudio del Medio Ambiente (IEMA) y la primera estación Satelital Universitaria, LU1MUM, especialmente creada para la operación del primer satélite Argentino LUSAT – 1, por convenio con AMSAT Argentina. También, en Godoy Cruz se ubica el laboratorio de construcciones de la FAU.

Por convenio con el Ejército Argentino, se ha incorporado un amplio predio al que se lo ha denominado “Campus Ejercito de los Andes”. Este da albergue a instalaciones tecnológicas, deportivas y sociales para uso tanto de alumnos y personal de la Universidad.

La tarea de expansión universitaria y de difusión de ideas llevada a cabo por la Universidad ha sido siempre intensa. Mediante cursillos, conferencias, seminarios y la organización y participación en congresos y/o jornadas científicas y técnicas, ha sido conocer, tanto al medio local como al nacional y al internacional, los frutos de las tareas que se desarrollan en sus claustros.

Como parte de esta labor de difusión y extensión, la universidad se preocupó, desde sus orígenes, de publicar aquellos trabajos que tradujeran las investigaciones realizadas en ella, de modo de hacerlas participables a sus alumnos, a la comunidad científica y universitaria y a la sociedad en general.