La Kinesiología, toma el movimiento corporal humano y sus alteraciones como realidad del proceso vital. Somos seres “motores” y éste es el principio fundamental de nuestra profesión. Con el correr del tiempo se ha ido enriqueciendo con conceptos que le permiten abordar los campos de la terapia, la prevención y la investigación.

El objeto de estudio de la Kinesiología como Ciencias del movimiento esta centrado en la prevención, tratamiento y rehabilitación de los estados que pueden producirse en el ser humano a nuestro cuidado, por diferentes lesiones o enfermedades.

La rehabilitación, que se realiza a través del movimiento y con la aplicación de agentes físicos, está dirigida a corregir las modificaciones biomecánicas que pueden producir cambios fisiológicos que implican una pérdida o disminución de la capacidad funcional del individuo teniendo en cuenta siempre su calidad de persona.

El perfil profesional de los Kinesiólogos Fisiatras debe ser el de un profesional capacitado para desenvolverse y desarrollarse en todas las áreas específicas de la Kinesiología y la Rehabilitación.

El Kinesiólogo debe contar con la visión global del individuo inserto en su ámbito social y respetando las características propias de su condición humana.

Este perfil intenta reflejar un Kinesiólogo comprometido con la excelencia técnica, que le permite desenvolverse con solvencia científica y ética en su ámbito de trabajo, asociando el pensamiento crítico, con la actualización permanente y la capacidad de decisión, en función de la salud de la población.

El Licenciado en Kinesiología podrá atender personas sanas y enfermas, en este caso con indicación médica.

Los campos en que se puede desarrollar la actividad son la Kinefilaxia, Kinesiterapia y Fisioterapia, además serán considerados como ejercicio profesional la docencia, investigación, planificación, dirección, administración, evaluación asesoramiento y auditoria sobre temas de su incumbencia.

Los profesionales de la Kinesiología pueden ejercer su actividad en forma individual o integrando grupos interdisciplinarios,

en instituciones públicas o privadas habilitadas para tal fin, o incluso concurrir al domicilio del paciente.

Además se pueden desarrollar técnicas específicas, en pacientes internados o ambulatorios, contempladas dentro de la Neonatología, Pediatría y Gerontología como así también en áreas como la Neurología, Traumatología, Estética Flebología y Cardiorrespiratoria.